TERAPIA OCUPACIONAL PARA ANCIANOS

El Terapeuta Ocupacional, es el profesional que evalúa las capacidades físicas, mentales y sociales del adulto mayor para mejorar su autonomía y bienestar psicosocial.

Terapia ocupacional en tercera edad:

Cuando por diferentes circunstancias se ve disminuida la capacidad para desenvolverse en el día a día, la terapia ocupacional aparece como solución para al menos retrasar el proceso. Mediante el entrenamiento para las actividades elementales de la vida diaria, la adaptación del entorno y el uso de productos de apoyo y órtesis, buscará dotar al anciano, de un mayor grado de independencia, estimulando y manteniendo las capacidades cognitivas que se ven afectadas al envejecer.

El terapeuta ocupacional será el encargado de identificar las necesidades particulares de movilidad y estimulación cognitiva en cada caso y trabajar de forma individualizada con el fin de prevenir, mantener o mejorar la autonomía personal.

¿Cuándo es necesaria la terapia ocupacional?

Esta terapia también está indicada para personas de cualquier edad que tengan limitada su autonomía de forma sobrevenida:

  • Dificultades físicas de origen traumático, lesiones, amputaciones, artritis reumatoide, artrosis...)
  • Afectaciones neurológicas (ictus, esclerosis múltiple, párkinson, traumatismos cerebrales...), demencias y enfermedades neurodegenerativas. En estos casos la labor del terapeuta ocupacional es indispensable para ralentizar el avance de la enfermedad y mantener sus capacidades el mayor tiempo posible. La estimulación cognitiva es clave para el bienestar del mayor demenciado, ya que ejercita aquellas áreas cognitivas o funcionales específicas que necesita.
    En el caso de pacientes de ictus o Accidente Cerebro Vascular (ACV) a menudo tienen secuelas que les impiden realizar actividades diarias por sí mismo como caminar, vestirse, hablar o mantener una postura erguida en el asiento. El terapeuta ocupacional, realiza en estos casos una evaluación inicial de las dificultades que presenta y planifica un entrenamiento para esas actividades con el objetivo de que la persona afectada pueda volver a hacerlas de forma independiente o con la menor ayuda posible. Propuestos los objetivos, se entrenarán la deambulación, la fuerza muscular y otras destrezas como la motricidad fina para poder, por ejemplo, abotonarse la ropa o subir cremalleras. También se realizarán actividades que ayuden a trabajar al cerebro para la recuperación de sus capacidades.
  • Alteraciones en el desarrollo en la infancia, como síndrome de Down, parálisis cerebral, autismo, disfunción en integración sensorial, discapacidad intelectual, trastornos mentales, etc.
terapia ocupacional ancianos

¡CONOCE MÁS SOBRE NUESTROS SERVICIO DE TERAPIA OCUPACIONAL!

>> CONTACTO